Seleccionar página

La Autoestima consiste en amarse a uno mismo y es la mejor herramienta para tener éxito en el CPA. El Coaching que fomenta la Autoestima del coachee tiene muchas más probabilidades de tener éxito que el Coaching que se enfoca solo en otros aspectos. El motivo es que una vez que una persona gana Autoestima, es capaz de poner más de sí misma para conseguir sus objetivos e incluso hacer cosas que sin Autoestima no se atrevería.

Precisamente si queremos conseguir resultados distintos, tenemos que hacer cosas distintas, explorar y arriesgarnos en cierta medida. Sin Autoestima no hay confianza en la habilidad de uno mismo para conseguir lo que quiere. Es más, si una persona no se ama a sí misma, o no lo hace suficientemente, es difícil que tenga fe en sí misma para alcanzar las metas que se propone.

Por lo tanto, la Autoestima es el pilar básico que debe sustentar cualquier proceso de coaching, porque las sesiones de coaching serán más fructíferas si desde el principio uno cree en su cliente y su capacidad de mejorar, de aceptarse y amarse a sí mismo. Lo cierto es que la capacidad del coach en creer en el potencial del coachee es posible cuando el coach tiene una alta Autoestima, pudiendo transmitir la misma al coachee.

El coach transmite la capacidad de quererse a uno mismo mediante el trato respetuoso y amable hacia el coachee, así como su habilidad para una escucha activa, empatía e interés real por lo que le sucede al coachee. Así pues, no hablamos de alabar al coachee o ser hipócritas haciendo «la pelota» al cliente para que se quede con nosotros o se sienta simplemente cómodo. El Coaching consiste en algo más que una atención al cliente, ser diplomático o comercial. El coach debe tener la habilidad de interesarse auténticamente por su cliente, y desear su mejora personal.

Cuando una persona es capaz de mirarse al espejo y aceptar lo que ve, amar lo que le transmite el espejo e incluso decir en voz alta que acepta y quiere lo que el espejo le devuelve, entonces podemos afirmar que esa persona tiene una buena Autoestima. Lo contrario implica que necesita hacer un trabajo interior para aumentar su Autoestima. En cualquier caso, no debemos permitir que sean los demás los que nos definan, los que decidan quiénes debemos ser según sus interpretaciones de nuestros actos o actitudes:
No dejes que las percepciones limitadas de los demás te definan. Virginia Satir

Las adversidades ponen a prueba la Autoestima y la fe de las personas en sí mismas. Muchos creen que las circunstancias externas hacen disminuir la autoconfianza, pero aún siendo cierto, el menoscabo de la Autoestima es producto de no creer en uno mismo y su capacidad de sobreponerse a las adversidades. Los
obstáculos o situaciones difíciles son claramente un freno a nuestras aspiraciones de conseguir algo o de vivir cómodamente. Sin embargo, los desafíos que conllevan las adversidades son oportunidades para aumentar nuestra Autoestima y salir fortalecidos.

La Autoestima está muy relacionada con otra competencia personal: la Resiliencia. Mediante la Resiliencia, las personas son capaces de afrontar las circunstancias por penosas y duras que sean, sacar fuerzas de su interior y seguir adelante pese a las adversidades e infortunios que les rodean. Si una persona confía en sí
misma y en su capacidad de luchar por lo que quiere, y siente amor por ella misma, por lo que quiere sobreponerse, entonces tiene como aliada a la Autoestima para ser resiliente y crear un nuevo futuro:
Nadie puede volver atrás y comenzar algo nuevo, pero cualquiera puede comenzar hoy
y crear un nuevo futuro. Sally Field