Seleccionar página

El éxito de un proceso de coaching se sustenta en dos pilares: el coachee y el coach. El primero debe poner todo su esfuerzo e interés en el proceso y en superarse a sí mismo. El segundo debe saber utilizar adecuadamente las herramientas básicas que ofrecerá al coachee para facilitar que saque su potencial y logre sus objetivos.

¿Y cuáles son las herramientas de que dispone el coach para conseguir que el cliente logre sus objetivos?

Se trata de que el coach sepa crear confianza, rapport –sintonía y empatía, escucha activa, reformulación de lo que dice el coachee, preguntas poderosas, cambiar creencias limitantes, retar a salir de la zona de confort, toma de conciencia, inteligencia emocional, supervisión y seguimiento de las  acciones del coachee, feedback, aplicar «la rueda de la vida», ayudar a formular objetivos, encontrar la misión o vocación, mapas mentales y PNL, frases inspiradoras, metáforas, cuentos, libros y vídeos motivadores, etc.

Algunas de estas herramientas forman parte de lo que denominamos habilidades del coach, como el rapport, la escucha y el feedback, y que hemos visto en el bloque anterior. A continuación te presento otras herramientas que tienen que ver más con la metodología empleada en el proceso: PNL, Inteligencia Emocional, Gestalt, Análisis Transaccional y Eneagrama.