Seleccionar página

La PNL es la abreviatura de la Programación NeuroLingüístiva. Veamos qué significado tiene:

  • Programación: Nuestro cerebro funciona con programas como si fueran un software que cada uno de nosotros crea, en función de sus circunstancias, y que generan una percepción del mundo. Estos programas pueden ser actualizados mediante la aplicación de la tecnología adecuada, para que nos sean más útiles y eficientes.
  • Neuro: Toda la información que obtienen nuestros 5 sentidos es trasladada a través de las neuronas a los programas después del adecuado proceso de filtrado, que en cada caso siempre es personal y distinto al de otras personas.
  • Lingüística: El lenguaje es la expresión externa de cómo percibimos el mundo. Del análisis de la comunicación y del lenguaje deviene un mejor conocimiento del otro y de mí mismo, pues yo también me comunico conmigo constantemente, de una manera determinada.

A la PNL se la ha llamado la ciencia o el arte de la excelencia personal, y no es de extrañar, ya que al igual que el Coaching se fundamenta en obtener el mayor potencial de las personas. La PNL facilita que nos abramos a nuevas perspectivas a través de la pregunta ¿Cómo?, ya que analiza cómo pensamos, cómo aprendemos, cómo construimos el mundo, cómo conseguimos los resultados que obtenemos y, sobre todo, cómo podríamos mejorar esos procesos. La PNL parte de unas premisas que comparten la misma filosofía del Coaching.

Algunos de sus postulados son:

  • El cliente tiene todos los recursos necesarios y solo es cuestión que los encuentre con la ayuda del coach.
  • El mapa no es el territorio: Cada uno de nosotros tenemos un mapa de la realidad, que no es la realidad, sino una interpretación de la misma.
  • Detrás de cada acto o palabra hay una intención positiva, de cara a uno mismo. Uno puede hacerse la pregunta: «¿y para qué digo o hago algo?» y la respuesta siempre pone de relieve que hay una intención buena para con uno mismo. Es imposible no comunicarse: hasta cuando no quiero comunicarme, comunico que no quiero comunicarme, por lo cual no es posible no comunicar.
  • No existen fracasos, solo resultados distintos a los esperados. De ello, se deriva que todo son experiencias y que se pueden aprender de ellas. La calidad de mi comunicación se mide en función de la calidad de la respuesta que obtengo. Únicamente hay buena comunicación si consigo transmitir lo que quiero, y obtengo por ello una retroalimentación positiva en ese sentido.

El caso es que la PNL es una metodología de aprendizaje, basada en la comunicación, que facilita los cambios y la ruptura de limitaciones autoimpuestas. La PNL permite a las personas conocer cómo funcionan mentalmente, y cómo mejorar ese «cómo» para alcanzar las metas que se propongan, a través de múltiples herramientas prácticas.

Para concluir y dejar claro un aspecto fundamental, solo decir que ni la PNL es Coaching, ni el Coaching es PNL. La PNL es una metodología de modelado, mientras que el Coaching es un procedimiento. Aunque ambos puedan en algún momento compartir objetivos parecidos (como llevar a un cliente de un punto A a un punto B, o el de mejorar el potencial del cliente), la metodología es definitivamente muy diferente, aunque ambas aproximaciones pueden ser complementarias y compartan ciertos postulados de una misma filosofía, tal y como hemos visto.