Seleccionar página

El Coaching se basa en conversaciones inspiradoras en las que un coach hace las preguntas adecuadas para que un cliente o coachee tome consciencia y consiga la energía y motivación para actuar, tomando las riendas de su vida y dándose la oportunidad de creer en sus metas. Se trata de dejar de esperar el momento perfecto para actuar y hacerlo YA, porque raramente se cumplen las condiciones perfectas para empezar y hacer algo.

El Coaching es el arte que ofrece a las personas la posibilidad de disfrutar plenamente de su vida, mediante el conocimiento de sí mismas y la consecución de sus objetivos. Según la ICF o International Coach Federation: El Coaching profesional consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida.

Se atribuyen dos significados a la palabra coach, entrenador y carruaje. La función del carruaje es llevar a las personas del lugar en el que están al lugar en el que quieren estar. Precisamente, el Coaching es el proceso a través del cual las personas recorren ese camino que existe entre el estado actual y el estado deseado.

Durante las diferentes etapas de nuestra vida, nos vemos abocados a pasar por grandes cambios. En un proceso de coaching, el coach acompaña en el diseño del futuro, sin que el pasado limite el desarrollo personal. Se dice que un coach no ve a las personas como son, sino como pueden llegar a ser. El coach es capaz de ver las posibilidades que cada persona tiene a partir de las cosas que dice, de las emociones que trasmite y de la corporalidad con la que se muestra a los demás. Trabajando en todas ellas, el Coaching puede incrementar su mundo de posibilidades, permitiendo al cliente atravesar las dificultades encontradas en el camino. El Coaching es el arte de trabajar con las personas para que ellas obtengan resultados fuera de lo común, lo que se dice resultados extraordinarios, y mejoren su desempeño en la vida y/o en el trabajo.

A continuación vamos a tratar 3 aspectos fundamentales del Coaching:

¿Cuáles son los resultados del Coaching?

El Coaching es un proceso que induce a la transformación personal de los individuos, y no asegura resultados. Quien contrata a un coach paga por un servicio que es el proceso de coaching, en el cual se ofrece la posibilidad al coachee de conocerse mejor, tomar consciencia de sus fortalezas y de su forma de interaccionar con el entorno, detectar las barreras que lo están autolimitando y poder superarlas, diseñar estrategias y planes de acción, e incluso conseguir apoyo emocional. El Coaching no es consultoría o asesoría, y los resultados son la consecuencia de que el compromiso del coachee con el proceso se acabe traduciendo en acciones que finalmente lleven a la consecución de los objetivos marcados. Así pues, lo importante es el proceso y la orientación al desarrollo personal para sacar el potencial de uno, y así es posible que se obtengan resultados satisfactorios.

Estos beneficios serían: Identificar tus objetivos mediante el descubrimiento de tus valores. Alinear esos objetivos con tus valores más profundos, para maximizar las posibilidades de éxito. Esclarecer tus ideas, tus metas, tu visión de ti mismo y tu misión en la vida. Crear equilibrio en los diferentes ámbitos de tu vida, como conciliar vida personal y vida profesional, por ejemplo. Descubrir qué es lo que verdaderamente deseas de tu profesión. Descubrir y aprovechar tus talentos y desarrollar habilidades, minimizando tus debilidades. Superar miedos, barreras y bloqueos. Dar un giro en tu profesión o actividad, reorientar tu carrera, pasar por una transición laboral. Poner en marcha o emprender tu propio negocio. Afrontar retos, adquirir motivación y encontrar apoyo. Adquirir más confianza en ti mismo a la hora de emprender un nuevo proyecto. Gestionar mejor tus emociones y situaciones de cambio. Organizarte mejor y optimizar tu gestión del tiempo. Mejorar tu desempeño en el trabajo, siendo más productivo, reducir el estrés,
desarrollar competencias, etc. Mejorar tu comunicación interpersonal y tus relaciones etc.

¿El Coaching se ocupa de desarrollar habilidades?

Aunque un coach puede también ejercer como formador en habilidades si tiene esa capacidad y conocimientos, el Coaching no tiene como función formar a un profesional para que adquiera habilidades. La función del Coaching está enfocada en gestionar el cambio personal a través del cual una persona descubre el sentido de su vida, su vocación o/y qué deseos y pasiones subyacen en su interior. Con el Coaching se diseña un nuevo modo de vida alineado con los valores y aspiraciones del coachee. El coach es un facilitador en el proceso por el que el cliente detecta las creencias que le están impidiendo conseguir lo que quiere y utilizar las habilidades que ya conoce, pero que no es capaz de desarrollar y utilizar adecuadamente.

¿El Coaching es como la Terapia?

El Coaching y la Terapia comparten similitudes importantes ya que se basan en mejorar el bienestar de las personas y contribuir al desarrollo personal de las mismas. Ahora bien, hay diferencias también de gran calado, por lo que no conviene confundirlos. La Terapia es practicada por profesionales de la Psicología o Psiquiatría, y se requiere un título específico para ejercer. Un coach no puede hacer diagnósticos de salud mental ni trabaja sobre los traumas del pasado de los individuos, a menos que se haya formado en Psicología y haya obtenido la titulación pertinente. En el mismo sentido, un coach profesional es aquél que se ha formado en el proceso de coaching y ha obtenido una certificación específica en Coaching. Un psicólogo no puede ejercer de coach sin la debida formación que asegure que el cliente está recibiendo justamente por lo que paga. Son dos disciplinas distintas y el Coaching tiene su propio código ético que las asociaciones de coaches profesionales obligan a cumplir a sus miembros,con tal de ofrecer un estándar de calidad y seguridad a los clientes que contratan a uno de estos coaches. No obstante, se dice que el Coaching puede ser también terapéutico, y lo cierto es que es posible.

En conclusión, la novedad del Coaching en algunos países como España da lugar a cierta confusión sobre qué es y qué no es Coaching, que como hemos visto tiene sus rasgos propios y lo distinguen de la consultoría, la formación y la Terapia.