Seleccionar página

Debemos trabajar por ser la mejor versión de uno mismo, más allá del simple autoconocimiento. Y es aquí donde el Coaching cobra gran importancia, y que le da una ventaja respecto a otras disciplinas como la Terapia en cuanto a procesos de cambio se refiere.reinventarse no nos limitamos a descubrir quiénes somos y qué queremos en la vida, sino que nos ocupamos gracias al Coaching en cómo lograrlo, estableciendo objetivos, definiendo estrategias, gestionando los pasos a dar, planificando y haciendo un seguimiento del proceso hasta alcanzar las metas.

Reinventarse es una de las palabras que están más de moda en la actualidad, pero: ¿De verdad hay que reinventarse? Muchos se hacen esta pregunta porque no creen aún que es posible mejorar su vida. El Coaching ayuda a que tengamos más coraje y seamos creativos a la hora de emprender proyectos propios coherentes con quiénes somos en esencia, nuestros valores y nuestras necesidades en la vida. Reinventarse solo es una moda para los que no creen. En cambio, para los que tienen fe en sí mismos y en su potencial, reinventarse es una oportunidad de crearse a uno mismo, transformarse en alguien mejor y vivir una vida más auténtica. Emprende tu pasión y enfrenta tu miedo al fracaso y la incertidumbre saliendo de la zona de confort. Únicamente los que apuestan por el éxito lo llegan a conseguir.

Si no hay cierto riesgo, tampoco puede existir una buena oportunidad que conduzca al éxito. Tony Robbins también nos señala el riesgo de seguir haciendo lo mismo de siempre: “Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has conseguido”. Aunque reinventarse tiene un precio y un riesgo, que puede conducir o no al éxito, no hay mayor fracaso que vivir una vida mediocre, insatisfecha e infeliz, por
no atreverse a hacer frente al miedo. El tipo de fracaso que proviene de un intento fallido enriquece y, si perseveras, al final obtienes resultados, mayores o menores, pero en definitiva, resultados. La perseverancia es una clave del éxito como lo dejó patente el célebre Thomas Alva Edison: “No fracasé, solo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.

Tu futuro es una oportunidad que se construye en el presente

Tu estado actual no es consecuencia de lo que estás haciendo en estos momentos, sino que proviene de las decisiones que tomaste en el pasado. Lo que pasó y lo que hiciste ya no se puede cambiar, pero sí que puedes tomar la decisión hoy de crear la vida que deseas y te mereces.

En relación al tema profesional, los nuevos trabajos del futuro pueden ser muy diferentes de los trabajos del pasado, pero eso no es algo malo en sí mismo. Lo que implica es que hay que reinventarse, tenemos que apostar por invertir en nuestra formación y desarrollo personal, para construir desde ya nuestro futuro. Reinventarse va a ser una necesidad, no solo del presente sino también en el futuro, porque otra clave del éxito es sin duda la capacidad de adaptación en un entorno caracterizado por los cambios, y la mejor forma de reciclarse es a través de un proceso de transformación personal en un proceso de coaching.

Muchos apuestan ya a que “El trabajo del futuro estará basado en el talento”, por lo que nada mejor que desarrollar tus habilidades para alcanzar tu potencial y así poder utilizar tu talento. El Coaching es una buena herramienta para descubrir tu talento o talentos, reinventarte, identificar oportunidades y tomar decisiones encaminadas a cambiar tu vida conforme vas explorando fuera de la zona de confort.
No podemos elegir nuestras circunstancias presentes, pero hay algo que sí podemos hacer: “Una persona no puede elegir sus circunstancias, pero sí sus pensamientos, y con éstos dar forma a sus circunstancias”.

Ahora bien, ¿quién desea cambiar su vida sin un motivo? La respuesta es que nadie desea el cambio sin una razón, sea la que sea. Tiene que haber algo que movilice nuestra energía y nos motive a esforzarnos por crear una vida diferente. Este algo que nos lleva a la acción está originado por la insatisfacción. Cuando hay algo en nuestra vida que por cualquier motivo no nos hace felices, esto se manifiesta en cierta incomodidad. Si nos falta o nos sobra algo en nuestra vida, es necesario un cambio. Es posible que sea fruto de una pérdida, de un fracaso, de un Con suceso doloroso, o de una circunstancia que nos haya tocado en lo muy hondo de nuestro ser. Brian Tracy nos indica que hay un punto de inflexión en el cual una persona se abre al cambio y toma las decisiones encaminadas a rediseñar su vida: “Me di cuenta que cada persona exitosa con la que he hablado tenía un punto de inflexión. El punto de inflexión fue cuando tomaron una decisión clara, concreta e inequívoca de que iban a alcanzar el éxito”.